viernes, 5 de octubre de 2012

Lewis Triumvirate (El trilema de Lewis): Jesús, ¿Lunático, Mentiroso o Dios?

C.S. Lewis
29/11/1898 - 22/11/1963
“. . . Entre los judíos de repente se presenta un hombre que dice que es Dios, que puede perdonar pecados. Dice que siempre ha existido. Que vendrá a juzgar al mundo al final de los tiempos. Entendamos esto con toda claridad. Entre los panteístas, al igual que entre los hindúes, cualquiera pude decir que es parte de Dios: no está diciendo nada raro. Pero este hombre, siendo como era: judío, no podía referirse a esa clase de Dios. En su lenguaje, Dios quiere decir un ser aparte del mundo que El hizo, un ser infinitamente diferente de cualquiera otra cosa. Y cuando se logra captar tal cosa, se verá que lo que este hombre decía era sencillamente lo más asombroso que nunca antes hubieran pronunciado labios humanos.

Una parte de esta afirmación tiende a escaparse de nuestra atención porque la hemos oído con tanta frecuencia que ya casi no le vemos importancia. Me refiero al perdón de los pecados; de cualesquiera pecados. A menos que quien esté hablando sea Dios, esta afirmación es absurda, tan desproporcionada que da risa. Podemos entender que un hombre perdone ofensas que se le hayan hecho. Me das un pisotón y te perdono; me robas el dinero y te perdono. ¿Pero qué diríamos de un hombre a quien nada de esto le haya pasado y que anuncia que perdona el que otro hombre haya sido pisoteado y haya sido robado? Fatuidad asnal es el término menos duro que usaríamos para describir su manera de proceder. Sin embargo esto fue lo que Jesús hizo. Les dijo a la gente que sus pecados eran perdonados, y nunca esperaba que se consultara a los que indudablemente habían sido perjudicados por tales pecados. Sin vacilar se comportaba como si El fuera la parte más afectada, la persona ofendida en todas las ofensas. Esto tiene sentido si El realmente era el Dios cuyas leyes son quebrantadas y cuyo amor es herido por cada pecado. En labios de cualquiera que no sea Dios estas palabras sólo podríamos considerarlas como una necedad y una fantasía sin paralelo en la historia de la humanidad.

Sin embargo (y esto es lo extraño y significativo) aun sus enemigos, cuando leen los Evangelios, por lo general no sacan la impresión de que Jesús fuera un necio y un fatuo. Mucho menos los lectores libres de prejuicios. Cristo dice que El es “manso y humilde” y nosotros le creemos, y no notamos que, si El fuera un simple hombre, la mansedumbre y la humildad son las características que menos atribuiríamos a algunos de sus dichos.

Estamos tratando aquí de evitar que alguien diga la mayor de las tonterías que a menudo se han dicho en cuanto a El: “Estoy dispuesto a aceptar a Jesús como un gran maestro de moral, pero no acepto su afirmación de que era Dios”. Esto es algo que no deberíamos decir. El hombre que sin ser más que hombre haya dicho la clase de cosas que Jesús dijo, no es un gran moralista. Bien es un lunático que está al mismo nivel del que dice que es un huevo frito o un demonio del infierno. Puedes hacer tu elección. O bien este hombre era, y es el Hijo de Dios; o era un loco o algo peor. Escarnécele como a un insensato, escúpelo y mátalo como a un demonio; o cae a sus pies y proclámalo como Señor y Dios. Pero no asumamos la tonta actitud condescendiente de decir que fue un gran maestro de la humanidad. El no nos proporciona campo para tal suposición. No fue eso lo que El intentó.

Nos enfrentamos, entonces, a una alternativa aterradora. A mí me parece obvio que no fue ni un lunático ni un chiflado; en consecuencia, por extraño o terrible que el asunto nos parezca, hemos de aceptar que El era y es Dios. . .” (C. S. Lewis en "Cristianismo y nada más")

Lo que quiere decir C.S. Lewis es que las cosas que Jesús dijo acerca de si mismo son tan extraordinarias que: bien pueden ser atribuidas a la mente de un megalómano, o a la mente del mayor engañador que la historia ha conocido, o que definitivamente era Dios. Es un trilema, y usted y yo tenemos que escoger.

Un clic para ampliar, doble clic para reducir

¿Era Él un loco?
Si usted escoge que El era un loco, se ve en la obligación de tener que demostrarlo. Al contrario, cuando uno estudia la vida de Jesús, llega a la conclusión de que casi cualesquiera otra cosa se puede decir acerca de Él, menos que era un lunático. Probablemente no ha habido un hombre, en la historia de la humanidad, con una sabiduría moral más elevada y profunda que la que tuvo Jesús. Nadie comprendió tan bien la conducta y la vida humana como Jesús. Obviamente no tiene el perfíl de un psicótico. Si, a pesar de que toda la conducta de Jesús era coherente, se insiste en creer que estaba loco, entonces habría que redefinir tal cosa, que escapa a todos los estándares de lo que conocemos como verdadera locura, porque tenemos que recordar que el hecho de que alguno piense de si mismo que es Dios, especialmente en una cultura monoteísta tan radical, y luego afirmar a otros que el destino eterno de todos depende Él, no es un leve divagar de la imaginación, sino el pensamiento de un demente en el sentido más amplio de esta palabra. Es muy probable que alguien que tuviera esas alucinaciones y que se engañe a sí mismo de esa manera, debiera ser internado para cuidar que no se haga daño, ni se lo hiciera a otros. No obstante, en Jesús no se observan las anormalidades y el desequilibrio propios de la demencia. Por el contrario, su equilibrio y compostura ciertamente hubieran sido insolitos si Él hubiera estado loco. Jesús es el Hombre que habló las verdades más profundas de que se tenga registro.

El psiquiatra J. T. Fisher dice: “Si tomaras la suma total de todos los artículos autorizados que hayan escrito los más calificados psicólogos y psiquiatras sobre el tema de la salud mental, si los combinaras y refinaras, y les sacaras el exceso de verbalismo, si les sacaras toda la sustancia y desecharas los adornos, y si estas partes de puro conocimiento científico no adulterado fueran expresadas concisamente por el más capaz de todos los poetas vivientes, tendrías una desproporcionada e incompleta versión del Sermón del Monte. Al comparar esa versión con las palabras de Jesús, la primera saldría grandemente perjudicada. Durante casi dos mil años, el mundo cristiano ha tenido en sus manos la completa solución para sus desequilibrados e infructíferos anhelos; el plano para el desarrollo de una vida humana exitosa, llena de optimismo, salud mental y contentamiento”.

Philip Schaff añade: “¿Está inclinado un intelecto de esta naturaleza: claro como el cielo, fortificante como el aire de la montaña, agudo y penetrante como una espada, completamente sano y vigoroso, siempre dispuesto y siempre dueño de si mismo, a un radical y absolutamente serio engaño con respecto a su propio carácter y a su misión? ¡Absurda imaginación!”

¿Era Él un mentiroso?
Si cuando Jesús hizo sus afirmaciones, sabía que Él no era Dios, entonces mentía y engañaba deliberadamente a sus seguidores. Sin embargo, si Él fue mentiroso, entonces tuvo que ser tambíen un gran hipócrita, puesto que enseño a otros a ser honestos a toda costa, aunque Él mismo declaró y vivió una mentira sin parangon. Es más, como diria C. S. Lewis, Él fue un demonio del infierno, pues les dijo a otros que confiaran en Él con respecto a su destino eterno. Si Jesús no podía respaldar sus afirmaciones y lo sabía, entonces fue inexplicablemente malvado y a la vez tonto, pues por afirmar que era Dios, fue crucificado.

Esta idea acerca de Jesús no coincide con lo que sabemos de Él, o de los resultados de su vida y sus enseñanzas.

"En nombre de la lógica, del sentido común y de la experiencia, ¿cómo hubiera podido un impostor, que es un hombre engañoso, egoísta y depravado, haber inventado y mantenido consistentemente, desde el principio hasta el fin, el carácter más puro y noble que se ha conocido en la historia con el más perfecto aire de verdad y realidad? ¿Como hubiera podido Él concebir y desarrollar exitosamente un plan de beneficiencia sin paralelo, de magnitud moral y de sublimidad, y sacrificar su propia vida por él, en presencia de los más vigorosos prejuicios de su pueblo y de su epoca?" Philip Schaff (La persona de Cristo).

Si Jesús quiso que el pueblo lo siguiera y creyera en Él como Dios, ¿Por qué se presento a la nación judía? ¿Por qué tenía que ir como un carpintero nazareno a un pais tan pequeño en tamaño y población, y a la vez tan adherido a la unidad indivisible de Dios? ¿Por qué no fue a Egipto o, aun mejor, a la Grecia politeista, con sus variados dioses y sus multiples manifestaciones?
Alguén que viva como Jesús vivió, que enseñe como Jesús enseñó, y que muera como Jesús murió no puede ser un mentiroso.

Nos queda solo la última alternativa: Jesús es Dios.
La pregunta que hacemos no es cual de estas alternativas es posible, ya que es obvio que todas son posibles. La verdadera pregunta es: "¿Cual es la más probable?".
Es importante decir que su decisión respecto a lo que cree que Cristo es, no tiene que ser el mero fruto de un razonamiento intelectual sin fundamento. No es posible colocarlo en la galería como un gran mestro de moral. Esa no es una opción valida. Él es un engañador, o un demente, o bien, El Señor y Dios. Usted ha de decidir. El apóstol Juan dijo: "Jesús hizo muchas otras señales... Pero éstas (señales) se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer en su nombre tengan vida." (Jn 20.30-31).

Las evidencias apuntan claramente a que Jesús es el Señor. Sin embargo, estas evidencias son rechazadas por causa de las implicaciones morales que conllevan. No quieren enfrentarse a la responsabilidad de llamarlo Señor.

Apuntes de una sesión del Taller de Apologética
y estractos de "Evidencia que exige un veredicto" (Josh McDowell)

M. Araneda

23 comentarios :

  1. Anónimo18:47

    Interesante blog, me gusta leer cosas que me hagan pensar.
    Aunque para afirmar que todo lo que dice jesus es verdad hay que asegurar que los escritos que hablan de el son de confiar. De aquí a eso trecho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un visitante22:39

      Hay más razones para dudar de la historicidad de Alejandro Magno y de la validez de los manuscritos que disponemos de Sócrates, que de los documentos y personajes del Nuevo Testamento. Cosa de investigar un poco no más.

      Eliminar
  2. Añádale a la respuesta anterior lo siguiente:
    La Biblia (con sus 66 libros), escrita por más de 30 autores, que ni se alcanzaron a ver en carne propia muchos de ellos; en un periodo de 2000 años más o menos; por reyes, cautivos, presos, personas comunes y corrientes, personas de la alta sociedad, etc.; contiene diferentes historias de personas, pueblos y naciones, y a la vez una historia común a todas. El intento deliberado de la máxima autoridad de la Creación, Dios, por volver a tener una excelente relación con el ser humano. Por supuesto sin obligar, no quiere una relación fundada en el temor, si no en el amor.
    Argumentos habrán siempre, pero esto se trata de una mezcla entre buscar el por qué y creer. Cito el penúltimo párrafo de la entrada:

    "El apóstol Juan dijo: "Jesús hizo muchas otras señales... Pero éstas (señales) se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer en su nombre tengan vida." (Jn 20.30-31)."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un visitante22:31

      Aunque ese creer debe ser bien entendido. No se trata de una fe ilusa, sino más bien de un creer fundado en que es racionalmente aceptable y lógico, después de evaluar seriamente todas las evidencias que Dios a puesto a disposición.

      "...¿Por qué acusan de blasfemia a quien el Padre apartó para sí y envió al mundo? ¿Tan sólo porque dijo: “Yo soy el Hijo de Dios”? Si no hago las obras de mi Padre, no me crean. Pero si las hago, aunque no me crean a mí, crean por mis obras, para que conozcan y entiendan que el Padre está en mí, y que yo estoy en el Padre?" (Jn. 10:36-38)

      Eliminar
    2. Javier S.0:30

      La biblia por si sola podría ser un argumento de carácter apologético. Es un milagro, sino pregúntenle a Voltaire!

      Eliminar
    3. Anónimo22:14

      y no se supone que la fe es un don de Dios? por que si es racional entonces no es don o si? Es como extraño que ahora ustedes digan eso? respondan si pues... Saludos!

      Eliminar
    4. Si, indiscutiblemente la fe es un precioso don de Dios, proviene de él. Sin embargo, la providencia de Dios se extiende sobre el mundo de la mente, esto es, sobre agentes racionales libres, así como sobre el universo material. En cuanto a la fe debemos decir, en el sentido más amplio del término, que es asentimiento a la verdad, o a la persuasión de la mente de que algo es cierto. En un lenguaje más popular decimos que creemos aquello que consideramos cierto, verdadero. Siendo la idea primaria de verdad, aquello que es digno de confianza; aquello que sustenta nuestras expectativas, que no frustra, porque realmente es aquello que se supone o que declara ser. Se opone a lo engañoso, lo falso, lo irreal, lo vacío y lo carente de valor. Considerar algo como verdadero es considerarlo como digno de confianza, como siendo lo que declara ser. Por tanto, fe, en el sentido global y legítimo dela palabra, es confianza.
      En cuanto al creer en Dios y todo a su respecto, lo hacemos por la fe que él mismo por Su Santo Espíritu pone en nosotros, trayendo consigo y asentando en nosotros el testimonio divino. Si, creemos entonces primeramente por la obra del testimonio del Espíritu Santo en nuestras conciencias y sobre la base de la Autoridad de Dios. Luego también fundamos nuestra fe sobre la base de la Autoridad de las Escrituras, las que declaran que en el principio Dios creó los cielos y la tierra; que Dios envió a Su Hijo como propiciación por nuestros pecados. Hechos y doctrina que reposa únicamente sobre la Autoridad de Dios. Luego decimos, que sobre la base de esta fe es que razonamos sobre los hechos concretos e innegables de la veracidad de Dios. Cuando Elías declaró que Jehová era Dios y Baal una mentira, dijo: "El Dios que responda por medio de fuego, ése sea Dios" El descenso del fuego fue el testimonio de Dios en favor de la verdad de la declaración del profeta. Así, en el Nuevo Testamento se dice que Dios dio testimonio de la verdad del evangelio, tanto con señales como con prodigios y diversos milagros y dones distribuidos por el Espíritu Santo. (Hech. 2:4)
      Un afectuoso saludo!

      Eliminar
    5. Correcion cantidad de libros:
      Antiguo Testamento (46)
      21 Libros Históricos

      Libros del Pentateuco (5): Génesis, Exodo, Levítico, Números, Deuteronomio.
      Josué, Jueces, I y II Samuel, Rut, I y II Crónicas, I y II Reyes, Esdras, Nehemías, Tobías, Judit, Ester, I y II Macabeos.
      7 Libros Didácticos o Sapienciales

      Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés (Qohelet), Cantar, Sabiduría, Eclesiástico (Sirácides).
      18 Libros Proféticos

      Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Baruc, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías.

      Nuevo Testamento (27)

      5 Libros Históricos

      Evangelios y Hechos: Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Hechos de los Apóstoles.
      21 Libros Didácticos o Sapienciales

      Epístolas de Pablo (14): Romanos, I y II Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, I y II Tesalonicenses, I y II Timoteo, Tito, Filemón, Hebreos.
      Epístolas Católicas (7): Santiago, I y II de Pedro, I, II y III de Juan, Judas.
      1 Libro Profético

      Apocalipsis
      Libros de la Biblia (73)

      Nota: Las Biblias Protestantes sólo tienen 66 Libros, pues no contienen los Libros llamados Deuterocanónicos.
      7 Libros Deuterocanónicos

      Tobías, Judit, I y II Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc.

      Eliminar
    6. Permita-me una pequeña corrección sobre la cantidad de libros de la Biblia:

      Antiguo Testamento (46)
      21 Libros Históricos

      Libros del Pentateuco (5): Génesis, Exodo, Levítico, Números, Deuteronomio.
      Josué, Jueces, I y II Samuel, Rut, I y II Crónicas, I y II Reyes, Esdras, Nehemías, Tobías, Judit, Ester, I y II Macabeos.
      7 Libros Didácticos o Sapienciales

      Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés (Qohelet), Cantar, Sabiduría, Eclesiástico (Sirácides).
      18 Libros Proféticos

      Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Baruc, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías.

      Nuevo Testamento (27)

      5 Libros Históricos

      Evangelios y Hechos: Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Hechos de los Apóstoles.
      21 Libros Didácticos o Sapienciales

      Epístolas de Pablo (14): Romanos, I y II Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, I y II Tesalonicenses, I y II Timoteo, Tito, Filemón, Hebreos.
      Epístolas Católicas (7): Santiago, I y II de Pedro, I, II y III de Juan, Judas.
      1 Libro Profético

      Apocalipsis
      Libros de la Biblia (73)



      Nota: Las Biblias Protestantes sólo tienen 66 Libros, pues no contienen los Libros llamados Deuterocanónicos.
      7 Libros Deuterocanónicos

      Tobías, Judit, I y II Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc.

      Eliminar
  3. Excelente post! Excelente razonamiento. Definitivamente voy a leer su libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DEFINITIVAMENTE TE LO RECOMIENDO MERO CRISTINISMO DE C.S. LEWIS ES UNO DE MIS FAVORITOS!

      Eliminar
  4. Hola mi nombre Jaime mi familia es católica tengo 3 meses de estar en el verdadero evangelio de cristo en lo que lo que e estudiado la biblia en lo cual todavía me falta mucho por estudiar pero según la biblia dice que el buen árbol da buenos frutos y pongamos el árbol católico y el árbol evangélico cual mejores fruto de calidad y en cristo Jesús creo que esa respuesta está visiblemente ante los ojos de las personas la sabiduría que adquiere adquiere al integrarse en el evangelio de cristo en el a mi parecer el verdadero evangelio de cristo porque si ponemos un evangélico y un católico por ejemplo de 3 meces cada uno nos daremos cuenta de la preparacion cristiana de cada uno también se darán de cuenta que las personas con pecados más fuertes a la vista de nosotros humanos porque ante los ojos de dios todos los pecados son iguales esas personas se apersona son a las iglesias evangélicas por consiguiente estoy seguro de que aquí estamos en el verdadero arca de noe.. Entonces quería que me explicarán de la ostia con el vino que dan y sobre el bautismo que ellos hacen a los niños porque ellos se refieren en la biblia a hechos 16_32,33 pues me gustaría que explicarán esas cosas con respecto a la religión evangélica Muchas gracias dios los bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ......Kenia: en ese pasaje, el más explícito que hay para la Salvación de la familia, en donde se le dice a los carceleros: CREE.. y SERÁS Salvo TU y toda TU CASA, ahí, lo más importante es el creer para SER salvo, lo que sucede después es una consecuencia del creer, es decir, el bautismo, no hay claridad que "los suyos" incluyera niños, (es decir menores de doce años, que era la costumbre), pues a menos que fueran mayores de doce años, si se bautizaron, pues se necesita solamente CREER, con lo cual, solo personas con un criterio claro en el CREER, podrán ser bautizadas, luego, bautizar niños, no tiene ningún objeto, pues un bebe o un niño menor de doce años, para ese tiempo, no tienen claro el CREER, creo que sucede igual hoy día..... Con respecto a la ostia y el vino, la palabra no habla de ostia en ninguna parte, el Señor Jesús, dejó con claridad sus dos símbolos, el pan y el vino, pan sin levadura, como símbolo de Él mismo, y el vino como representación de su Vida, de sus virtudes, de sus carácter, de su interior en cada creyente, esos son los dos elementos que Él nos dejó a los nacidos de nuevo ( Juan 3: 1 al 21), a los que le reciben y le aceptan (Juan 1:12), a todos los que CREEN (Juan 3:36 - Juan 5:24 - Juan 6:29;35 - antítesis Juan 10:25 al 30 ....) El pan y el vino, son elementos que se toman en la cena del Señor cumpliendo lo que Él mismo enseñó: "en memoria de mí" , por lo que no es cualquier cosa tomar esos elementos, que a la vista parecen simples, nos recuerdan su Vida, su Sacrificio, su Muerte, su Sepultura, su Resurrección y su Ascensión exclusiva al trono de Dios Padre, para sentarse a la derecha del Señor Dios (para la cena, ver Lucas 22:1 al 23 - Marcos 14:1 al 25 - Mateo 26:1 al 29)

      Eliminar
  5. laura14:22

    Me siento muy agradecida de haber encontrado esta web, gracias por el trabajo que hacen, muchos de los temas que tratan aquí han sido grandes interrogaciones que he tenido siempre, tengo dudas respecto a la teoría de la evolución que aprenden los chicos en la escuela, la biblia propone algo diferente, como se puede entender
    Mis saludos
    Laura
    Uruguay

    ResponderEliminar
  6. Cristianos,

    El tema de los milagros es parte fundamental de la ideología cristiana. De hecho, el propio Jesús habría sido autor de varios de ellos.
    Según Hume, todo se basa en probabilidades. ¿Existe algún ejemplo de un milagro genuino y totalmente confirmado? Hasta el momento, no; ¿Han existido fraudes o engaños en torno a supuestos milagros? Muchos. Un hecho tan extraordinario requiere de evidencias también extraordinarias.

    Creo que no será posible argumentar contra Hume.

    Paz mental

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado shadmanikerman,

      Así como plateas la idea, parece tan cierta y llena de sentido común. Pero tengo que decirte que la critica a los milagros de David Hume, que pone en duda la historicidad de eventos altamente improbables, está basada en algunas presuposiciones que desde hace muchos años algunos teóricos de las probabilidades, como John S. Mill, han demostrado que son falsas.

      Me gustaría explicarlo de forma sencilla. Si lo que dice D. Hume fuera correcto, sería muy irracional creer el informe del Instituto Matemático Clay, que dice que el ruso Grigori Perelmán logró solucionar la conjetura de Poincaré, uno de los siete problemas del milenio, problemas que nadie nunca ha podido resolver. Que alguien pueda dar solución a uno de esos problemas es tan extraordinariamente improbable, que jamás se podría creer tal información. Pero, por supuesto, concluir eso es ridículo; obviamente algo ha ido mal en esa línea de pensamiento.

      Lo que los probabilísticos denotaron es que al establecer la probabilidad de un evento, se debe considerar algo más que simplemente la probabilidad inherente a tal evento, también se ha de ponderar la probabilidad de que se explicite evidencia en favor, tal y como es informada, si dicho evento realmente no hubiera ocurrido.

      Así pues, en el caso del Instituto de Matemáticas Clay, deberíamos preguntar: ¿Cuál es la probabilidad de que se emitiera un informe diciendo que uno de los siete problemas del milenio fue resuelto si ese evento no ha tenido lugar? Bien, si esa la probabilidad es lo suficientemente baja, ello compensaría la imposibilidad de la ocurrencia del evento per se.

      Ahora, aplicado a los acontecimientos sobrenaturales, ¿Cuál es la probabilidad de la ocurrencia hechos como la tumba vacía, las apariciones de Jesús después de muerto, la convicción de los discípulos de que había resucitado, si la resurrección no hubiera sido real? Si consideras el efecto acumulativo de las evidencias mezcladas, verás que en ningún sentido es verdad que eventos extraordinarios, requieren evidencias extraordinarias. Podemos decir simplemente que las hipótesis de Hume son falsas y por lo tanto su crítica es desacertada.

      Espero haberte podido ayudar. Saludos.

      Eliminar
    2. Marcos, tienes que reconocer que resolver la conjetura de Poincaré no es comparable a resucitar a Lazaro, o resucitarse uno a si mismo. Me quedo con mi sentido común.

      Gracias por tu tiempo.

      Eliminar
    3. Como diría Ramón Gómez de la Serna: “El precioso y necesario sentido común, es el menos común de todos los sentidos”. Si los hechos a los que nos referimos no fueran milagrosos, Jesús no habría sido quién fue y nosotros no tendríamos ésta conversación.

      Seamos concretos. Por un lado, la base del argumento de Hume es una presuposición falsa, por tanto su crítica es errónea; por otro, tal como concluyó C.S. Lewis, la fuerza de la evidencia apunta a que verdaderamente Jesús es el Hijo de Dios, verdad que nos implica moralmente y ante la cual somos responsables de tomar una decisión.

      Sinceramente esperamos que ponderes la evidencia y consideres profundamente como responderás a Jesús.

      Saludos

      Eliminar
    4. El hecho de que dos millones participen en una lotería no significa que uno no gane esa lotería.. Saludos. Disfruto este blog.

      Eliminar
  7. Tengo una dilema sin solución. Dios no puede ser humano, porque es lógicamente imposible, lo que le hace divino le impide que sea esencialmente humano. Es imposible metafísicamente y físicamente que Jesús haya sido 100% Dios y 100% hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5:04

      Muy interesante tu comentario, no entiendo bien el porque lo que lo hace dios a jesucristo estorba que sea humano

      Eliminar
    2. Estimados Miguel y Anónimo:

      Supongo que se está haciendo referencia a ese argumento que propone que Dios posee, entre otros atributos, infinitud, omnisciencia, omnipotencia, omnipresencia, etc. y que estos atributos caracterizan necesariamente la divinidad de su ser, y que los seres humanos, en contraste, se caracterizan por no poseerlos. Es decir, la humanidad esencial y la divinidad esencial son mutuamente excluyentes; denotando así que la encarnación constituye una aparente contradicción metafísica.

      Pero la encarnación ocurrió, se hizo posible en el tiempo y el espacio.

      Hay varias formas de abordar el supuesto problema, pero haciendo una simplificación podemos responder con el siguiente razonamiento:

      Primero, consideremos que un individuo es completamente humano si tiene las propiedades humanas esenciales; las mínimas que configuren su naturaleza humana básica.

      Segundo, un individuo es simplemente humano si tiene todas las propiedades que lo hacen completamente humano, pero además algunas que lo limitan, como finitud, la carencia de omnipotencia, de omnisciencia, de omnipresencia, etc.

      Ahora, Jesús posee todas las propiedades esenciales para ser humano y posee todas las propiedades inherentes a la deidad. De hecho, la comprensión teontológica ortodoxa de la encarnación expresa la convicción de que Jesús es esencialmente Dios; es decir, posee todos los atributos no comunicables de Dios, y que Jesús también es humano, en todo el sentido de la palabra; es decir, posee todas las propiedades esenciales de un ser humano. Esto no significa que Jesús sea simplemente humano; dado que no tiene ninguna de las propiedades restrictivas que complementan a los atributos divinos.

      Al plantearlo de esa manera, la aparente contradicción en la encarnación desaparece, y sin siquiera mencionar todavía la kénosis divina, asunto que explica la dinámica del evento y que completaría el cuadro de forma maravillosa, pero cuyo alcance escapa al propósito del presente artículo.

      Espero haber sido de ayuda. Saludos,

      Marco A.

      Eliminar