lunes, 28 de febrero de 2011

Podcast 03: Apologética, razón, fe y filosofía (Parte tres)

puede leer las partes anteriores siguiendo los links: parte I y parte II.

Apologética, razón, fe y filosofía
¿Pueden la fe y la razón trabajar juntas?, ¿Se excluyen la una a la otra?, ¿Qué rol ocupan los hechos y las evidencias dentro de la fe cristiana?

Nos encontramos en “Fe razonable”, charlas con el Dr. William Lane Craig. Soy Kevin Hearance (K. H.) y en representación del Dr. William Lane Craig (Dr. Craig) les doy la bienvenida a esta discusión donde el Dr. Craig examinará “Apologética, razón, fe y filosofía.”
K. H: Doctor Craig, recientemente hemos estado discutiendo lo que significa “Apologética”, que proviene de la palabra griega “apología” que es usada en el nuevo testamento; 1 Pedro 3:15 es un versículo en el cual esta palabra es empleada, y significa presentar defensa, dar razones de por qué crees en lo que crees. Esto me suena a evangelismo, a simplemente compartir tu fe.
Dr. Craig: Bueno, no es simplemente evangelismo Kevin, y creo que es un error identificar la apologética con el evangelismo. Me alarma bastante cuando conozco a entusiastas jóvenes apologetas que sólo quieren salir y discutir con los no creyentes acerca de las verdades del cristianismo. Creo que no debemos nunca permitir que la apologética nos distraiga de nuestra misión primordial que es compartir el evangelio, yo usaría apologética solamente cuando las personas tengan dudas, preguntas u objeciones con respecto al mensaje del evangelio que proclamamos. Nunca debemos hacer que la apologética sea nuestro foco de atención u objetivo al interactuar con no creyentes.
K.H: Will, si estuvieras en un Starbucks junto a un incrédulo, ¿usarías apologética desde un comienzo?
Dr. Craig: No, no lo haría. He sido entrenado para evangelizar y lo que debemos hacer siempre es primeramente mencionar el evangelio, y después dar los argumentos y evidencias a favor del evangelio. Sugeriría que si estás compartiendo con alguien y dices por ejemplo: “Dios te ama y tiene un plan maravilloso para tu vida” y esa persona dice que no cree en Dios, no me afanaría en ese momento tratando de dar argumentos a favor de la existencia de Dios, lo que haría sería decirle a esa persona “mira, no estoy tratando de probarte que lo que la Biblia dice es verdad, lo que quiero hacer es compartir contigo es el mensaje de la Biblia”. Después de haber hecho eso podemos retomar el tema de si hay o no buenas razones para creer que lo que la Biblia dice es la verdad. Lo que a menudo encontrarás, Kevin, es que una vez que compartes el mensaje del evangelio con las personas, aquellas preguntas y objeciones, mencionadas al comienzo de la conversación, han sido completamente olvidadas y no eran obstáculos en lo absoluto en la mente del no creyente. Por lo tanto, sería pertinente volver a aquellas dudas u objeciones solamente después de haber compartido el evangelio.
Debemos siempre tratar al no creyente con respeto y por lo tanto, si él o ella presentan objeciones o dudas de lo que le hemos compartido, debemos responder a esas preguntas respetuosamente, tomarlas con seriedad y consideración; y si no sabemos la respuesta, admitirlo y decir: “no sé, no he pensado en eso, no he leído acerca del tema, pero déjame investigar y después volvemos a conversar”. Debemos tratar esas preguntas como interrogantes serias.
K. H: Algo significativo pasa cuando alguien te hace una pregunta frente a la cual no sabes la respuesta y vas, estudias e indagas en ella y de esa forma nunca mas eres sorprendido por aquella pregunta otra vez.
Dr. Craig: Claro, puedes tratar de mantener un cuaderno pequeño. Animaría a los hermanos a hacer esto, tener un cuaderno y anotar aquellas objeciones típicas, respuestas con tres puntos específicos para exponer ante preguntas variadas, hacer esto te dará tal confianza al compartir tu fe que si alguien te pregunta “¿Qué pasa con todo el sufrimiento en el mundo? ¿Cómo puede haber un Dios bondadoso?”, entonces tú tendrás tres puntos que discutir con aquella persona, que han sido preparados y aprendidos de antemano de tal forma que estarás preparado para compartir con aquella persona e incluso si esa pregunta vuelve a aparecer.
K. H: Y los mismos temas tienden a aparecer una y otra vez.
Dr. Craig: Claro que si, me pasa incluso cuando expongo en el extranjero, en los campus de las universidades en Europa, Asia, Norteamérica, son básicamente los mismos cinco o seis temas que aparecen una y otra vez. Si puedes llegar a manejar aquellos temas, estarás equipado para lidiar con el 90% de las preguntas que te hagan.
K. H: También necesitamos ser sensibles con las personas a las que tratamos, porque en ocasiones ellos han sido dañados, por lo tanto inmediatamente presentan objeciones intelectuales como una cortina de humo, a veces es necesario observar lo que hay alrededor de esas objeciones. Ahora, también hay personas que tienen preguntas intelectuales legítimas que les gustaría responder.
Dr. Craig: Así es, Kevin. Ravi Zacharias es un experto en esto, si lo escuchas después de sus conferencias, en aquellos momentos de preguntas y respuestas, alguien le hace una pregunta que podría ser respondida superficialmente cuando aparece el problemas filosófico, lo que usualmente Ravi hace es ir al trasfondo de la pregunta y discernir el motivo que lleva a la persona a hacer aquella pregunta, posiblemente haya enojo, daño o amargura que lleva a la persona a plantear aquella interrogante. Creo que es más importante lidiar con aquel asunto profundo que subyace, que sólo hacerlo con preguntas superficiales. Realmente, debemos tratar ambos aspectos, primeramente responder a la pregunta planteada, pero después mencionar por ejemplo: “percibo que hay algo más aquí que te lleva a hacer esta pregunta” y entonces plantear una contra pregunta como “¿te sientes de esta forma?”, describir aquello que sospechas y tratar de investigar cuál es ese asunto más profundo, porque ese puede que sea el real obstáculo para que aquella persona llegue a la fe.
K. H: ¿Francis Shaeffer fue el que predijo que esta cultura necesitaría pre-evangelismo en algún momento?
Dr. Craig: Verdad, recuerdo que él dijo eso. Él sintió que estábamos viviendo en una cultura profundamente post-cristiana, que por lo tanto necesitaría más y más pre-evangelismo.
K. H: ¿Qué quiere decir “pre- evangelismo”?
Dr. Craig: Significa que se volverá cada vez más difícil que una persona se disponga a escuchar el evangelio en el primer instante en que se lo mencionan y decida en ese momento recibir a Cristo. Antiguamente podías salir y compartir de los pasos que se necesitan para conocer a Dios, de las leyes espirituales y las personas se sentían preparadas para orar, pero si miras las estadísticas de Campus Crusade acerca de evangelismo, ellos han encontrado que ese tipo de decisiones son cada vez menos, a la gente le lleva más tiempo ir a Cristo y por lo tanto a menudo se necesita más pre-evangelismo que convenza a la gente de que ésta es, incluso, una opción intelectualmente viable para ellos, especialmente en países que son más seculares que los Estados Unidos. Jane y yo vivimos en Europa trece años, vivimos en cuatro países europeos, viajé y di charlas alrededor de todo el continente y lo que encontramos fue que el pensamiento de vida de los europeos está tan secularizado que el evangelio no puede ni siquiera ser escuchado como una opción intelectual viable por la mayoría de los estudiantes universitarios, de esta manera los misioneros en Europa deben trabajar por muchos años sin ver ningún fruto antes que alguna persona decida entregar su vida a Jesús, y ahora vemos como Estados Unidos se mueve en aquella dirección también. Canadá está en el medio, Canadá está en una posición entre Europa y Estados Unidos. Estados Unidos todavía tiene un fuerte legado de valores cristianos que hace el evangelismo un poco más fácil. Uno de las características de la apologética es que trasciende el ambiente en el que evangelizas, apologética abarca un contexto cultural más amplio del que vivimos. Al poseer una apologética cristiana robusta ayudamos a formar nuestra cultura, de tal forma que vivamos en una civilización que se disponga a escuchar el evangelio como una opción intelectual viable.
K. H: Por supuesto pues, si hay una cultura que piensa que no hay tal cosa como la verdad, será difícil presentar el evangelio como la verdad.
Dr. Craig: Exactamente, y si ellos piensan que no hay Dios, será inútil mencionarles que Dios les ama y que tiene un plan maravilloso para sus vidas. Es por eso que es mucho mas difícil en la cultura europea y canadiense que en la cultura americana, ya que nosotros aun tenemos los vestigios del entorno cristiano que hace al cristianismo una opción viable, y no debemos perder aquel entorno cristiano, necesitamos una apologética robusta, no solamente para ganar personas para Cristo individualmente, sino que también hacer que el evangelio sea inteligible para la gente que vive en la sociedad americana.
K. H: La obra de Dios es muy poderosa, y pareciera que la Biblia no se tiene en alta estima como lo fue en el pasado, por lo tanto a menudo es necesario defender las escrituras después de haberlas compartido.
Dr. Craig: Eso es muy cierto, creo que como cristianos en el ambiente público necesitamos hacer mas que sólo citar versos bíblicos, eso no funcionará más en una sociedad post-cristiana porque la biblia no es considerada como una autoridad y por lo tanto necesitamos ser capaces de proveer razones y argumentos por la posición bíblica que tomamos en temas como el aborto, matrimonios del mismo sexo, investigación de células madre, tanto como tópicos teológicos como la existencia de Dios, la Deidad de Cristo, la resurrección de Jesús, etc.
***

Transcripción y tradución realizada por Daniela Valenzuela.
Recurso obtenido de Reasonable Faith Podcast

4 comentarios :

  1. ...2:08

    Siempre he pensado que se enseña apologética para legitimizar una exposición inerte del evangelio que apela al plano intelectual. Si entiendo bien, W.L. Craig y Cia. quieren suavizar esa perspectiva. No lo se, no les creo mucho.

    ResponderEliminar
  2. Arturo_mx2:38

    Persona del comentario anterior, creo que no has entendido nada bien. Primero deberías hacer una revisión de lo que tu comprendes por "evangelio", por ejemplo, a la luz de la experiencia apostólica relatada en el libro de Los Hechos; respecto de eso, tiempo atrás en este mismo blog Marcos publicó una articulo (en respuesta a planteamientos como el tuyo) acerca de la practica de los hermanos en la Iglesia del primer siglo. Creo que el link es el siguiente:

    http://tallerapologetica.blogspot.com/p/respuestas.html

    Luego con una perspectiva mas ajustada a la verdad releer los podcast de esta serie que han sido publicados en este mismo blog. Una vez hecho esto estoy seguro que tu impresión sera otra.
    Bueno eso es todo.

    ResponderEliminar
  3. Tengo una opinión muy personal respecto de lo que se dice en el primer comentario.
    Creo que la mayoría de aquellos cristianos que atacan la apologética, son repetidores de opiniones que escuchan en sus iglesias, de criticas que se hacen desde la ignorancia. Que al escuchar frases resonantes como "evangelismo de poder", "unción transformadora", "gloria de Dios" usadas en descrédito de la apologética bíblica, el estudio de la teología formal, etc. Creen que representa la verdad y dan sus opiniones sin fundamento en blogs como este. Meros repetidores de frases 'aparentemente' impresionantes que no tienen respaldo alguno.
    Creo que avanzaríamos si los cristianos leyeran sus biblias comprensivamente.
    Es buena la respuesta que dejó Arturo_mx. Gracias por este blog.
    Perdonen el tono pero... creo que es así.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo18:12

    ¡Que vicerales que estamos!
    Mas allá de esos debates y opiniones, legitimas o no, el apostol pablo declara "Yo se a quien he creido". Sin lugar a dudas la fe no descarta la razón, con complementarias y mutuamente incluyentes

    Bendiciones!

    ResponderEliminar