miércoles, 29 de diciembre de 2010

Testimonio de C. S. Lewis

Tollers y Jack
El paseo Addison, en Oxford.
Una de las caminatas preferidas de C. S. Lewis.
Un buena demostración de cómo un cristiano puede participar de manera informada y a la vez, respetuosa y gentil, en la salvación de otra persona tuvo lugar en Magdalen College, en la universidad de Oxford, el 19 de septiembre de 1931. Aquel atardecer, tres amigos daban un paseo por el sendero conocido como el paseo de Addison. Uno de ellos, Jack, después de haber sido ateo durante mucho tiempo, recientemente se había volcado al teísmo, pero tenía muchos reparos con relación al cristianismo. Los otros dos, en cambio, eran cristianos. Todos compartían un interés común por la mitología, y el tema de conversación de esa noche era de dónde procede la verdad del mito. Tollers, uno de los cristianos, sostuvo que la verdad de un mito está dada por el grado en que este refleja la historia de Jesús. Luego, pasó a explicar y a presentar argumentos sobre la veracidad del cristianismo. De regreso en la habitación de Jack, la conversación se prolongó hasta la madrugada.

"Jack" - C. S. Lewis.
Los argumentos y la actitud de Tollers y de Hugo Dyson, el tercer amigo, causaron un profundo impacto en Jack. Doce días más tarde Jack escribió en una carta: “Acabo de pasar de creer en Dios a creer decididamente en Cristo, en el cristianismo. [...] Mi extensa conversación nocturna con Dyson y Tollers tuvo mucho que ver con este cambio”(1). Se había comprometido intelectual y espiritualmente con Jesús, y en los siguientes 30 años se convirtió en el apologista cristiano más afamado del siglo XX. “Jack” era el apodo del escritor Clive Staples Lewis (C. S. Lewis), autor no solo de obras de apologética sino también de novelas para niños y adultos, además de trabajos sobre literatura medieval y renacentista, que era su área de especialización académica.

"Tollers" - J. R. R. Tolkien.
Tollers trabajó en la creación de una compleja mitología, en la que incorporó sus ideas sobre los mitos. Sus obras de literatura fantástica ocupan hoy un lugar muy destacado entre las obras de ese género. “Tollers” era el apodo del escritor J.R.R. Tolkien, autor de la trilogía El Señor de los Anillos y El Hobbit.
Por supuesto, Tolkien y Dyson no podían imaginar de modo alguno, la repercusión que tendría aquella conversación, ni tampoco podían anticipar que acabarían hablando sobre ese tema. Pero cuando se presentó la oportunidad, estaban preparados. Y quién sabe a cuántos más habrán ayudado de la misma manera.


Referencias:
(1) Roger Lancelyn Green y Walter Hooper. C. S. Lewis: A Biography, Harcourt Brace, New York, 1974, 1994, pp. 116-118.


Extraído de:
Doug Powell - Guía Holman de Apologética Cristiana 2009, Nashville, Tennessee 37234, pp. 22-23.


Enviado por David Valenzuela R.


...

1 comentario :