lunes, 15 de noviembre de 2010

Diseño Inteligente, Objeciones y Respuestas

Diseño Inteligente (DI)
Objeciones usuales y respuestas


Doble hélice de ADN
Hay muchas malas críticas acerca el DI que se publican en la red y en los medios impresos, y a pesar de que muchos pueden ser honestos y sin la intención de mal informar a los lectores, en su mayor parte la desinformación se remonta a algunos materialistas enfadados que intentan adoctrinar a mentes crédulas. Por lo tanto, antes de seguir adelante se explicara lo que el DI no es.

Reclamación # 1 – El DI es simplemente otra forma de creacionismo.

Aunque la teoría del DI claramente implica un acto de creación; el creacionismo (independientemente de su tipo) responde a preguntas sobre los orígenes, que no es parte de la teoría del DI. Por ejemplo, algunos creacionistas bíblicos creen que Dios creó al universo y todo lo que hay en el por solo enunciar su existencia en seis días de 24 horas literales. Otros creen que Dios creó al universo en el tiempo consistentes con el consenso científico actual (hace aproximadamente 13.700 millones de años) y, a continuación, creó toda la vida en un pasado más reciente. Sin embargo, otros creen que Dios creó primero al universo, en un momento en consonancia con las estimaciones actuales y, a continuación, empleó a la evolución biológica para desarrollar la diversidad de toda la vida. Observe que todos estos puntos de vista invocan un acto de creación o de un mecanismo para obtener el curso de la vida. Por el contrario, cuando los teóricos del DI hablan de orígenes, argumentan que el alcance del diseño tiene más que ver con los patrones/secuencias (es decir, información compleja especificada) inherente en los componentes químicos necesarios para originar y producir la vida. Ellos no deducen un mecanismo de montaje o el “modus operandi” de una inteligencia diseñadora; aunque compatible, simplemente están intentando descifrar el patrón o rastro que agentes inteligentes han dejado. Sin duda, el origen de la información biológica exhibe una especificidad no reducible a procesos materiales, sino más bien manifiestan ser el producto de una agencia inteligente. Aunque las leyes mismas pueden considerarse que llevan la marca de una causa inteligente, las leyes en sí no están dotadas con habilidades creativas.

Reclamación # 2 – El DI es un argumento de ignorancia.

Esta crítica supone que los teóricos del DI se apoyan en el conocimiento incompleto de la función y la estructura del mundo para desacreditar a causas naturales de la explicación científica. Es decir, si no se ha comprobado una proposición, entonces no puede considerarse verdad, por lo tanto, debe ser considerada falsa. El DI no asume que una explicación natural es falsa sobre la base de no dar plenamente a conocer todos los detalles del proceso que trata; sin embargo, los proponentes del DI apuntan a marcadores positivos para inferir el diseño. En consecuencia, para hacer una teoría sobre la mejor explicación entre varias opciones, un científico debe demostrar por qué hipótesis en competencia no se sostienen a luz de la preponderancia de la evidencia construida en su contra. Por otra parte, el científico debe mostrar razones positivas para aceptar una teoría sobre otra, incluso aunque sea solo provisionalmente verdad. Como se hará claro en mi tesis, el DI no es un argumento de ignorancia, sino un argumento de lo que sabemos acerca de cómo funciona la naturaleza y también de cómo agentes inteligentes la afectan.

Reclamación # 3 – El DI es un argumento negativo contra causas naturales.

El DI intenta identificar marcadores positivos para el diseño; sin embargo, como con todas las teorías, para hacer al DI la “mejor” explicación, debe eliminar o descartar explicaciones competidoras. El DI es muy amplio; de hecho, el DI puede decirse que es una teoría del todo en el sentido de que es aplicable en cualquier terreno que el diseño se pueda encontrar (no necesariamente donde existe). Por eso, colecciones de observaciones tales como el ajuste fino del universo y métodos como, por ejemplo, el filtro explicativo, pueden decirse que son coherentes con una teoría global de diseño. Sin embargo, como todas las cosas que se entienden a través de mecanismos materiales son limitadas a causas no teleológicas, igualmente el diseño inteligente sólo es atribuible a una agencia inteligente. El DI, como un programa de investigación científica, intenta dejar claro donde terminan razonablemente los mecanismos naturales, y donde se puede inferir razonablemente el diseño intencional. Eso no quiere decir que un mecanismo es expresamente antitético al diseño, pero que los mecanismos tienden a hacer la idea de un diseñador superflua.

Reclamación # 4 – El DI es un argumento de analogía.

En otras palabras, simplemente porque las cosas “aparentan” ser diseñadas, eso no significa que realmente fueron diseñadas. La teoría del DI no simplemente asume que algo está diseñado en virtud de su mera “apariencia”. Sin embargo, tomemos como ejemplo el flagelo bacteriano. A pesar de que los proponentes del DI han utilizado el concepto de la complejidad irreducible para inferir su diseño, sería un error grosero el decir simplemente que el DI argumenta de analogía, debido a que el flagelo se ve y funciona como un motor. El flagelo bacteriano no simplemente se parece a un motor ¡Es un motor!


Motor protónico flagelar bacteriano
Las características del motor bacteriano incluyen:

1.   Motor rotativo con refrigeración fluida
2.   Unidad de sistema con fuerza protónica
3.   Cambios hacia delante y hacia atrás
4.   Velocidad de 100.000 [rpm]
5.   Reversión de capacidad dentro de 1/4 de vuelta
6.   Auto ensamblaje y reparación
7.   Sistema de transducción de señal de cable con memoria de corto plazo

Los proponentes del DI afirman que el diseño deliberado es una característica detectable del mundo y que existen métodos científicos que pueden utilizarse para poder detectarlo.

Reclamación #5 – El DI no es ciencia porque no se adhiere al método científico.

La teórica del DI es el esquema más general de lo que implica la frase “diseño inteligente”. Este sub-campo busca patrones en la naturaleza que se explican mejor por una inteligencia. El diseño inteligente busca encontrar objetos naturales o eventos que contienen las mismas condiciones finales, o historias físicas, que objetos que se sabe en la ciencia que fueron diseñados inteligentemente. Este punto de vista de la propuesta teórica del DI se basa en la observación científica de la acción inteligente y sus efectos únicos (diseño) en el mundo natural. La teoría del DI sostiene que ciertos procesos y patrones son únicos para una causa inteligente.

Además de un estudio de la inteligencia y el diseño, los investigadores del DI están descubriendo cómo la ciencia puede ejercer estos conocimientos para derivar nuevas aplicaciones científicas. En el contexto de la ciencia, el diseño inteligente es un trabajo científico hipotético por el cual datos insólitos, hipótesis, información, explicaciones, experimentos y tecnologías se derivan. Estas distintivas contribuciones científicas resultan de hipotéticamente ver los fenómenos en el universo como diseñados, aunque el investigador sostenga que los objetos bajo estudio sean realmente diseñados o no.

Mientras los teóricos del DI, tratan de entender la inteligencia y sus efectos observables de una manera general, la detección del DI es la derivación de métodos sistemáticos para hacer una inferencia razonable de que un objeto o evento fue diseñado en realidad. El diseño inteligente primero pregunta cómo la ciencia puede determinar si los fenómenos físicos específicos en el mundo natural fueron diseñados por la inteligencia. Esto se logra mediante la detección de los tipos de efectos físicos que se sabe son producidos por agentes inteligentes que actúan. El objetivo es entender la relación entre la inteligencia y el mundo físico, e identificar la actividad inteligente mediante la observación y el análisis de datos. Cuando la historia causal de un evento de diseño se conoce, hay ciertas características y patrones que (aunque no necesariamente presentes en todas las cosas diseñadas) nunca se presentarán en las cosas que son conocidas de forma observacional por ser el resultado de la regularidad natural o el azar. Este hecho lleva a proponer a los teóricos del DI que la ciencia puede identificar de forma observacional al diseño, aunque la historia causal sea desconocida.

Mike Gene, autor de The Design Matrix: A Consilience of Clues, observa:

The Design Matrix,
Mike Gene
 “Ahora bien, si estamos acostumbrados a pensar sobre la historia natural sólo en términos de regularidades, nuestro pensamiento acerca de los mecanismos adquiere una forma particular. Aquí queremos saber lo que la interacción de la ley y el azar trabajan para traer sobre algunos fenómenos particulares. Y puesto que las regularidades se producen todo el tiempo, podemos estudiarlos en el trabajo en el aquí y el ahora y extrapolar hacia el pasado o futuro. Pero si la mente se ha impuesto sobre algún aspecto de nuestra historia biológica, todo el concepto de mecanismo toma un sabor diferente. La mente no se impone como una ley de la naturaleza ni tampoco lo hace como un suceso fortuito. Usted no encontrará las huellas de la mente congelada extrapolando a partir de las regularidades. Usted los encontrará como discontinuidades intercalados entre las regularidades, y que tal vez constituyan un conjunto coherente. (Un buen ejemplo de una discontinuidad no teleológica es una máquina. Como Michael Polanyi señaló en una ocasión, sin hombres, no habría máquinas.)

No trate de pensar en detectar mecanismos teleológicos en términos no-teleológicos. Los mecanismos no-teleológicos son detectados por el estudio y la extrapolación de las leyes naturales y el azar, en el único lugar donde no vamos a encontrar mecanismos teleológicos. Para poder detectar mecanismos teleológicos se exige una nueva forma de pensar…

En pocas palabras, el DI pregunta: “¿Puede la ciencia detectar si algo ha sido diseñado por la inteligencia?” Los investigadores del DI se ven obligados por la evidencia física, vista a través de la aplicación de la inferencia, la probabilidad estadística, y las premisas lógicas que detectan diseño, que dicha detección es una posibilidad científica.

El método científico es un proceso de cuatro fases que implica observaciones, hipótesis, experimentos y la interpretación de los resultados. El diseño inteligente comienza con la observación de que los agentes inteligentes son capaces de producir información compleja y especificada (ICE). Hacen comparaciones entre las hipótesis contrapuestas de cómo esos fenómenos observados podrían concretarse. Los teóricos del diseño plantean la hipótesis de que si un objeto natural fue diseñado, contendrá gran complejidad e información especificada. Luego los mismos a continuación realizan pruebas experimentales sobre los objetos naturales para determinar si contienen información compleja especificada. Algunos ejemplos comprobables de ICE incluyen:

Prueba I:

1.   Determinar si un sistema biológico exhibe complejidad irreducible (CI)
2.   Determinar el núcleo irreductible del sistema
3.   Determinar si existen posibles mecanismos para la generación de CI

La complejidad irreducible es una forma de complejidad especificada, que existe en sistemas compuestos por varias partes en interacción que contribuyen a la función básica, y cuando la extracción de cualquiera de las partes esenciales hace que el sistema cese funcionalmente. Debido a que la selección natural sólo conserva las estructuras que le confieren una ventaja funcional a un organismo, se argumenta que dichos sistemas son poco probables que evolucionen a través de un proceso darwiniano porque no existe un camino evolutivo en el que podían permanecer en funcionamiento durante cada pequeño paso evolutivo. Según los teóricos del DI la complejidad irreducible es un patrón de información que puede ser tomado como un indicador fiable de identificación debido a que “En todos los sistemas irreductiblemente complejos en los que se conoce la causa del sistema sea por la experiencia o por la observación, el diseño inteligente o la ingeniería han desempeñado un papel en el origen del sistema. “

La complejidad irreducible se puede probar experimentalmente mediante técnicas de ingeniería inversa sobre estructuras biológicas a través de experimentos genéticos que determinan si son requeridas todas sus partes para funcionar. Cuando el trabajo experimental descubre complejidad irreducible en la biología, un científico puede concluir razonablemente que dichas estructuras fueron diseñadas.

Prueba II:

1.   Crear un algoritmo de reconocimiento de ICE
2.   Determinar la cantidad de ICE en distintas estructuras biológicas
3.   Definir las relaciones entre los mecanismos evolutivos y la ICE
4.   Determinar si existen mecanismos posibles de generar la ICE, que no sean producto de inteligencia.

Hay un debate en la literatura estadística sobre cual método es más efectivo para evaluar la evidencia estadística, el enfoque de comparación o el enfoque de eliminación. El enfoque fisheriano, atribuido a Ronald Fisher, infiere una hipótesis como válida por la eliminación estadística de otras. Este es el enfoque estadístico preferido por la ciencia moderna, y de más fácil identificación de acuerdo a Dembski. Un enfoque fisheriano al DI sería inferir diseño por eliminación de otras hipótesis (probabilidad y/o fuerzas naturales).

El enfoque Bayesiano, formulado por Thomas Bayes, infiere una hipótesis como válida por la comparación decidiendo cual de las posibles hipótesis es la más probable. Este enfoque es similar a “la navaja de Occam” y es utilizado por las ciencias naturales en determinadas investigaciones. El método bayesiano es menos amistoso con el DI de acuerdo a Dembski. Una inferencia de diseño que emplea el método bayesiano se llevaría a cabo mediante la comparación del diseño con el azar y/o las fuerzas naturales y decidiría cuál de ellas es estadísticamente más probable.

Muchos de los métodos actuales utilizados en el estudio de fenómenos complejos sólo toman en cuenta el azar y las leyes naturales. Estos enfoques anti-teleológicos constantemente enfrentan frustración y se ven obligados a admitir virtualmente el agnosticismo con lo que se refiere a gran parte de la complejidad en la naturaleza, como el origen de la vida. Si el diseño es intrínseco a la naturaleza, pero no se está considerando, es una variable que se desecha. La inclusión del diseño como una variable en la investigación podría conducir a nuevos descubrimientos que antes eran inalcanzables por el sesgo anti-teleológico que ha oscurecido posibles predicciones, explicaciones y soluciones que dependen de una investigación teórica de diseño.

La información en esta entrada fue tomada de ResearchID.org

4 comentarios :

  1. Sofi1:37

    Por favor publiquen algo del argumento ontológico. Están súper buenos los que han subido!

    Chaooo!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy cristiano protestante, creo que el universo y la vida ha sido diseñada, pero pienso que que el movimiento estadounidense del ID erra al blanco. Aquí no pretendo realizar una explicación exhaustiva porque sería demasiado extenso. No obstante, me referiré a dos puntos que aquí se mencionan y llamaron mi atención. Citaré:

    1.- "...los mecanismos tienden a hacer la idea de un diseñador superflua."

    Yo pienso que ocurre totalmente lo contrario. Cuando hablamos de mecanismos, hablamos de potencialidad, auto-organización y creatividad inherente, la cual proviene directamente de Dios. Lo mismo ocurre con el azar, que al confrontarlo con diseño constituye un sofisma. De hecho en ciencia no existe el azar ciego o caótico, sino mas bien es "domesticado", es decir, siempre sujeto a condiciones y fines muy bien definidos. En mi opinión, creo que un buen argumento teleológico no se construye sobre la base de aspectos particulares de la naturaleza -en este caso, organismos biológicos-, sino sobre la ciencia en su globalidad, con todas sus explicaciones y teorías vigentes.

    2.- "...el científico debe mostrar razones positivas para aceptar una teoría sobre otra."

    Y precisamente una de las razones más importantes es el poder predictivo. La estructura epistemológica del ID lamentablemente no se lo permite, porque sólo se limita a concluir diseño sobre la base de su propio método, esto es la inferencia de diseño de Dembski; y no el método científico hipotético-deductivo utilizando tradicionalmente en las ciencias naturales. Las teorías científicas actuales hacen mucho más que solo buscar mejores explicaciones en forma de razonamiento abductivo.

    Sería interesante mantener algún tipo de contacto, ya que el que escribe también mantiene una iniciativa en la web, dedicada a la reflexión apologética.

    ¡Saludos cordiales!

    http://theoskailogos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:32

    un par de observaciones, la primera; este tema aparece casi siempre en lugares dedicados a discutir temas teológicos, no se lo encuentra en los lugares donde habitualmente se trata los temas de ciencias naturales. La segunda no hacen mención al estudio en si de la inteligencia, creo que deberían comenzar por allí...tendrían que dirigirse a la psicología...menudo problema el que tienen...

    ResponderEliminar