viernes, 29 de octubre de 2010

El Filtro Explicativo de Dembski

William Dembski
Ph.D William Dembski 

Centro para la Filosofía de la Religión, Universidad de Notre Dame

El Filtro Explicativo

Un filtro en tres fases para comprender cómo separar e identificar las causas debidas a un diseño inteligente
Extracto de un artículo presentado en la conferencia Mera Creación, titulado originalmente «Rediseñando la ciencia».

¿Cómo llegará a ser la ciencia cuando haya triunfado el Diseño Inteligente? Para responder a esta cuestión es necesario tener claro qué queremos decir por Diseño Inteligente. El Diseño Inteligente no es una reformulación del creacionismo, ni religión disfrazada de ciencia. El Diseño Inteligente sostiene que la causalidad inteligente es un factor irreducible del universo biofísico, y además que esta causalidad inteligente es empíricamente detectable. Es indiscutible que las causas inteligentes pueden hacer cosas que las causas no inteligentes no pueden hacer. El Diseño Inteligente proporciona un método para distinguir entre causas inteligentes y no inteligentes, y luego aplica este método a las ciencias especiales.

Algo que no puede considerarse como una dudosa innovación, el Diseño Inteligente formaliza y precisa algo que todos hacemos constantemente. Todos nosotros estamos constantemente dedicados a una forma de actividad racional que, sin ser tendenciosos, se puede describir como la inferencia del designio. Inferir designio es una actividad humana perfectamente normal y totalmente aceptada. Las personas consideran importante identificar sucesos causados por la acción deliberada y premeditada de un agente inteligente, y distinguir dichos sucesos de los sucesos debidos bien a ley natural, bien a un azar. El Diseño Inteligente hace explícita la lógica de esta actividad cotidiana, y la aplica a cuestiones científicas. No se trata de magia, ni de vitalismo, ni de una apelación a fuerzas ocultas. La inferencia del designio es algo común, racional y objetivable. El propósito de este artículo es formular el Diseño Inteligente como una teoría científica.

La fase clave para la formulación del Diseño Inteligente como teoría científica es delinear un método para la detección del designio. Dicho método existe, y, de hecho, lo usamos implícitamente de forma constante. El método adopta la forma de un Filtro Explicativo de tres fases. Dado algo que creemos que pudiera ser resultado de un designio deliberado, lo sometemos al filtro. Si pasa con éxito las tres fases del filtro, entonces estamos justificados en afirmar que es resultado de un designio deliberado. A grandes rasgos, el filtro formula tres preguntas en el siguiente orden: (1) ¿Se explica por ley natural? (2) ¿Se explica por azar? (3) ¿Se explica por designio?

Para un ejemplo de cómo el filtro funciona en la práctica, consideremos el caso de Nicholas Caputo. En 1985, Nicholas Caputo compareció ante el Tribunal Superior del Estado de New Jersey. El Partido Republicano había presentado un pleito contra él, alegando que Caputo había estado manipulando de forma sistemática las listas de votación del Condado de Essex, New Jersey, donde era el secretario del condado. Es cosa bien sabida que aparecer en la primera posición en una papeleta de votación aumenta las posibilidades de ganar una elección. Como en cada caso, excepto en uno, Caputo puso a los demócratas en primer lugar en la papeleta de votación, los republicanos argumentaban que al seleccionar el orden de aparición en las papeletas de votación, Caputo había favorecido intencionadamente a su propio partido, el Demócrata. En resumen, los republicanos afirmaban que Caputo había cometido un fraude electoral.

Así, la cuestión que debía juzgar el Tribunal Superior del Estado de New Jersey era: ¿Manipuló realmente Caputo el orden, o fue sin malicia ni designio por su parte que los Demócratas aparecieron los primeros en la papeleta 40 veces de 41? Como Caputo negaba haber actuado dolosamente, y por cuanto realizó la preparación de las papeletas de modo que los testigos no pudieran observar cómo realmente lo hacía, la determinación de si Caputo había manipulado las papeletas de voto pasa a ser una cuestión de evaluar las pruebas circunstanciales relacionadas con este caso. Así, ¿cómo se valorará esta prueba?

Para determinar cómo explicar esta extraordinaria coincidencia de la selección de los Demócratas por parte de Caputo en 40 de 41 ocasiones para encabezar la lista de la papeleta de votación, el tribunal tenía que considerar tres opciones:

Ley
Sin saberlo Caputo, no estaba empleando un sistema aleatorio fiable para determinar el orden de la lista. Caputo estaba en la situación de alguien que cree que está echando una buena moneda al aire cuando en realidad está echando una moneda con doble cara. Así cómo echar al aire una moneda con dos caras significará una larga secuencia de caras, así Caputo, al usar un método defectuoso para la selección del orden de aparición, generó una larga lista de demócratas que aparecían en los primeros lugares.

Azar
Al seleccionar el orden de los partidos políticos en la papeleta del estado, Caputo empleó un proceso aleatorio fiable que no favorecía a ninguno de ambos partidos en relación con el otro. Que los demócratas apareciesen en los primeros lugares en 40 de 41 ocasiones fue simplemente un golpe de pura suerte. Ocurrió por azar.

Designio
Caputo, plenamente consciente de lo que estaba haciendo, y tratando de ayudar a su partido político, manipuló el proceso de selección de orden en la lista para que los demócratas saliesen sistemáticamente en los primeros lugares. En resumen, Caputo cometió fraude.

La primera opción —que Caputo no realizó bien el procedimiento para seleccionar al azar el orden de los candidatos, de modo que en lugar de aleatorizar correctamente el orden en la papeleta, el procedimiento fue situando a los demócratas en los primeros puestos de la misma— fue descartada por el tribunal, porque el mismo Caputo había declarado que usaba un proceso de aleatorización para realizar las listas. Y como el tribunal no tenía razón alguna para pensar que el procedimiento de aleatorización de Caputo fuese el responsable, entonces la cuestión se transformaba en si Caputo había realmente usado este procedimiento al elaborar las selecciones del orden en las listas, o si dejó a un lado deliberadamente este procedimiento para hacer que los demócratas apareciesen sistemáticamente en los primeros puestos. Y como la preparación de las listas por parte de Caputo se había realizado sin testigos, era esta cuestión la que el tribunal tenía que elucidar.

Excluida la explicación de una ley, el tribunal decidió a continuación excluir la explicación del azar. Tras observar que la probabilidad de que el mismo partido político saliese sistemáticamente 40 de 41 veces era inferior a 1 en 50 mil millones, el tribunal concluyó que «ante una improbabilidad de tal magnitud, pocas personas razonables aceptarán la explicación de un ciego azar». Ahora bien, esta parece desde luego la conclusión correcta. Sin embargo, es preciso añadir algo. El problema es que una gran improbabilidad no es por sí misma suficiente para impedir que algo suceda por azar.

Invariablemente, lo que se necesita para excluir el azar es que el suceso en cuestión se amolde a un patrón. Pero no sirve cualquier patrón. Algunos patrones pueden emplearse legítimamente para excluir el azar, mientras que otros no.

Aquí resultará útil emplear una cierta terminología. Los patrones «legítimos» se llamarán especificaciones. Las especificaciones son los patrones no ad hoc que se pueden usar legítimamente para eliminar el azar y justificar una inferencia de designio. En cambio, los patrones «ilegítimos» pueden ser designados como invenciones. Las invenciones son los patrones ad hoc que no pueden usarse de forma legítima para eliminar el azar.

Al seleccionar a los demócratas para que encabezasen las listas en 40 de 41 ocasiones, Caputo parece haber participado en un suceso con una probabilidad inferior a 1 en 50 mil millones. Sin embargo, constantemente suceden cosas extremadamente improbables. Por tanto, la cuestión crucial es si este suceso está también especificado, esto es: ¿sigue este suceso un patrón no-ad hoc de modo que podamos eliminar el azar de forma legítima? Sí, claro, este suceso está especificado: Caputo es demócrata; Caputo tiene un interés en que los demócratas aparezcan en los primeros lugares de la papeleta, Caputo controla la ordenación de las papeletas, y, actuando por azar, Caputo tendría que haber asignado a los republicanos primeros lugares con tanta frecuencia como los demócratas: todo esto se une para especificar las selecciones de los lugares en las papeletas por parte de Caputo, y para hacer que sus selecciones sean incompatibles con el azar. Nadie a quien he mostrado este ejemplo extrae otra conclusión que la del designio, esto es, que Caputo cometió fraude.

Durante el juicio de Nicholas Caputo, el Tribunal Superior de New Jersey empleó el Filtro Explicativo, primero en su rechazo de una explicación mediante una ley, luego el rechazo de una explicación mediante azar, y finalmente infiriendo una explicación fundada en designio.

En la primera fase, el filtro determina si una ley puede explicar lo que observamos. La ley opera sobre la base de la reproducibilidad, al dar los mismos resultados siempre que se cumplen las condiciones correspondientes. Es evidente que si algo puede explicarse por una ley, es mejor no atribuirlo a designio. Las cosas susceptibles de explicación por la operación de una ley quedan por ello eliminadas en la primera fase del Filtro Explicativo.

Pero supongamos que algo que pensamos que podría estar diseñado no puede explicarse mediante la operación de ninguna ley. Entonces pasamos a la siguiente fase del filtro. En esta fase, el filtro determina si aquello que buscamos explicar no podría deberse razonablemente a un azar. Lo que hacemos es realizar una distribución probabilística y luego determinamos si nuestras observaciones son de esperar de manera razonable sobre la base de dicha distribución de probabilidades. Si este es el caso, estamos justificados en atribuir al azar el objeto o fenómeno observado. Y es evidente que si algo puede atribuirse al azar, es mejor no atribuirlo a un designio. Las cosas susceptibles de explicación por azar quedan por tanto eliminadas en la segunda fase del Filtro Explicativo.

Supongamos, finalmente, que ninguna ley puede explicar lo observado, y que cualquier distribución probabilística realista que pudiésemos proponer para su explicación resulta sumamente inverosímil. En este caso hemos superado las dos primeras fases del Filtro Explicativo y llegamos a la tercera y última fase. Es preciso hacer resaltar que esta tercera y última fase no demuestra un designio de forma automática: todavía queda un cierto trabajo por realizar. Una inmensa improbabilidad sólo justifica la presencia del designio si, además de lo anterior, lo que estamos tratando de explicar está especificado.

De modo que la tercera etapa del Filtro Explicativo nos presenta una disyuntiva: atribuir a un designio aquello que estamos tratando de explicar en caso que esté especificado; en caso contrario, atribuirlo al azar. En el primer caso, aquello que estamos tratando de explicar no sólo tiene una probabilidad exigua, sino que está especificada. En el segundo caso, tiene una probabilidad exigua, pero no está especificada. Es esta categoría de cosas especificadas con una exigua probabilidad lo que da una señal fiable de designio. En cambio, las cosas no especificadas con una probabilidad exigua son atribuidas apropiadamente al azar.

El Filtro Explicativo representa de forma fiel nuestra práctica ordinaria de distinguir entre cosas que atribuimos bien a la operación de una ley, al azar, o a un designio. Específicamente, el filtro describe:

  • Cómo las oficinas del copyright y de patentes identifican el robo de la propiedad intelectual;
  • Cómo las compañías de seguros se protegen de fraudes;
  • Cómo los detectives emplean las pruebas circunstanciales para incriminar a un culpable;
  • Cómo los científicos forenses pueden situar de forma fiable a individuos en la escena de un crimen;
  • Cómo los escépticos refutan las pretensiones de los parapsicólogos;
  • Cómo se identifican casos de falsificación de datos en ciencia;
  • Cómo el programa SETI de la NASA intenta identificar la presencia de vida inteligente extraterrestre, y
  • Cómo los estadísticos y los ingenieros de sistemas distinguen entre cadenas aleatorias y no aleatorias de dígitos.


Industrias enteras se vendrían abajo sin el Filtro Explicativo. Muchas cosas dependen del mismo. Usando el filtro, los tribunales han decidido entre la vida y la muerte de los acusados. Veamos ahora por qué el filtro funciona.

Por qué el filtro funciona

El filtro es un criterio para distinguir entre causas inteligentes y causas no inteligentes. Aquí uso el término «criterio» en su sentido etimológico estricto como método para decidir o juzgar una cuestión. El Filtro Explicativo es un criterio para decidir cuando algo tiene una causa inteligente y cuando no la tiene. La cuestión es: ¿decide esto de forma fiable?

Como sucede con cualquier criterio, tenemos que asegurarnos de que los resultados a que se llegue con dicho criterio se correspondan con la realidad. Un criterio para juzgar la calidad de los vinos carece de valor si considera que un matarratas consumido por alcohólicos es superior a un Rioja de crianza. La realidad es que un Rioja de crianza es superior a los matarratas, y que cualquier criterio para discriminar entre vinos debería indicar esto.

O bien consideremos los exámenes clínicos. Cualquier examen clínico es un criterio. Un examen clínico perfectamente fiable detectaría la presencia de una enfermedad siempre que esté realmente presente, y no detectaría la enfermedad cuando está ausente. Desgraciadamente, no hay ningún examen clínico perfectamente fiable, y por ello lo mejor que podemos hacer es mantener la proporción de falsos positivos y de falsos negativos lo más baja posible.

Todos los criterios, y no sólo los exámenes clínicos, se enfrentan con el problema de falsos positivos y de falsos negativos. Un criterio intenta clasificar individuos con respecto a un grupo objetivo (en el caso de los exámenes clínicos, aquellos que padecen una cierta enfermedad). Cuando el criterio identifica como enfermo a un individuo que en realidad no debiera estar en el grupo objetivo, comete un falso positivo. Recíprocamente, cuando el criterio no identifica como tal a uno que debiera estar en el grupo objetivo, comete un falso negativo. Sigamos con los exámenes clínicos. Un examen clínico comprueba si un individuo padece o no una cierta enfermedad. El grupo objetivo comprende todos aquellos individuos que realmente padecen la enfermedad. Cuando el examen médico clasifica a un individuo que no padece la enfermedad con aquellos que sí la padecen, comete un falso positivo. Cuando el examen médico clasifica a un individuo que sí padece la enfermedad con aquellos que no la padecen, comete un falso negativo.

Cuando el Filtro Explicativo no detecta designio en algo, ¿podemos estar seguros de que no hay ninguna causa inteligente subyacente? La respuesta es que No. Para determinar que algo no es producto de un designio, el Filtro Explicativo no es un criterio fiable. Los falsos negativos constituyen un problema para el Filtro Explicativo. Pero este problema de los falsos negativos es habitual en la detección de causas inteligentes. Una dificultad es que las causas inteligentes pueden imitar la operación de la ley y del azar, lo que hace que sus acciones puedan ser indistinguibles de dichas causas no inteligentes. Se precisa de una causa inteligente para conocer una causa inteligente, pero si no sabemos lo suficiente, podemos pasarla por alto.

Las causas inteligentes pueden hacer cosas que las causas no inteligentes no pueden, y pueden hacer manifiestas sus acciones. Cuando, por la causa que fuere, una causa inteligente no hace evidentes sus acciones, podemos perdérnosla. Pero cuando una causa inteligente logra hacer manifiestas sus acciones, nos damos cuenta. A esto se debe que los falsos negativos no invaliden el Filtro Explicativo. El Filtro Explicativo es plenamente capaz de detectar causas inteligentes que tienen la intención de poner su presencia de manifiesto.

Y esto nos lleva al problema de los falsos positivos. Aunque el Filtro Explicativo no es un criterio fiable para eliminar la posibilidad de designio, es, como expongo, un criterio fiable para la detección del designio. El Filtro Explicativo es como una red. Las cosas producto de designio pueden ocasionalmente escapar de la red. Preferiríamos que la red atrapase más de lo que hace, y que no omitiese nada debido a designio. Pero, dada la capacidad del designio de imitar causas no inteligentes, y dada la posibilidad de que debido a nuestra propia ignorancia pasemos por alto productos de designio, este problema no puede solucionarse. Sin embargo, queremos estar bien seguros de que todo lo que la red efectivamente atrape incluya sólo aquello que queremos atrapar, esto es, los productos de designio, de un propósito deliberado.

Sostengo que el filtro explicativo es un criterio fiable para la detección del designio. Por otra parte, sostengo que el Filtro Explicativo evita con éxito los falsos positivos. Así, siempre que el Filtro Explicativo atribuye algo a designio, lo hace correctamente.

Veamos ahora por qué es así. Ofrezco dos argumentos. El primero es un argumento inductivo directo: en cada caso en el que el Filtro Explicativo atribuye designio, y donde se conoce la historia causal subyacente, resulta que el designio está realmente presente; por tanto, el designio está realmente presente siempre que el Filtro Explicativo atribuye designio.

Mi segundo argumento para exponer que el Filtro Explicativo es un criterio fiable para la detección del designio se puede resumir de la siguiente manera: el Filtro Explicativo es un criterio fiable para la detección del designio porque coincide con la manera en que reconocemos la causalidad inteligente en general. En general, para reconocer causalidad inteligente tenemos que observar una disyuntiva entre posibilidades enfrentadas, observar qué posibilidades no se han escogido, y luego poder especificar la posibilidad escogida.

Su pertinencia en biología

Una cosa sí que está clara. Tanto creacionistas como evolucionistas sienten la fuerza convincente del designio. Todos, a cierto nivel, responden ante el mismo. Esto es cierto incluso de aquellos que, a diferencia de Dawkins, creen que la aparición de la vida en el universo es sumamente improbable por azar, pero que sin embargo están de acuerdo con Dawkins en que la vida tiene una explicación apropiada sin referencia alguna a un designio. Aquí tengo en mente a los proponentes del Principio Antrópico, como Barrow y Tipler (1986), que postulan un conjunto de universos de modo que es virtualmente seguro que la vida, aunque sumamente improbable en nuestro propio pequeño universo, tenga que haber surgido al menos una vez en el vasto número de universos que constituyen el conjunto del que nuestro universo forma parte. Este argumento permite a Barrow y Tipler multiplicar enormemente sus recursos probabilísticos, y así reducir enormemente su probabilidad para el origen de la vida sobre la tierra.

Quedan otros modos de bloquear el designio como explicación de la vida. Algunos teóricos creen que nuestro propio diminuto universo es bastante suficiente para hacer que la vida sea no sólo probable, sino virtualmente inevitable. Stuart Kauffman, por ejemplo, identifica la vida con «la emergencia de sistemas autorreplicantes de polímeros catalíticos, bien peptídicos, o de ARN, u otros» (The Origins of Order, 1993, p. 340). Adoptando esta perspectiva teórica, Kauffman desarrolla un modelo matemático en el que «se espera la formación espontánea de ... conjuntos poliméricos autocatalíticos» (p. 288). Kauffman intenta echar el fundamento de una teoría del origen de la vida en la que la vida no sea un accidente afortunado, sino un acontecimiento que debe ser esperado como totalmente seguro:

Creo que [la vida] es una propiedad esperada, emergente y colectiva de sistemas complejos de catalizadores poliméricos. La vida, sugiero, «se cristaliza» en una transición de fase que lleva a secuencias concatenadas de transformaciones bioquímicas por las que polímeros y elementos constitutivos más simples catalizan mutuamente su reproducción colectiva (p. 287).

Lo que está haciendo Kauffman es en realidad tratar de explicar la vida en términos de la operación de leyes. Así, con respecto al Filtro Explicativo, Kauffman nunca ha ido más allá siquiera del primer nodo de decisión. Y Kauffman no está solo en su intento de explicar la vida en términos de leyes. Prigogine y Stengers (1984, pp. 84, 176), Wicken (1987), y Brooks y Wiley (1988) comparten todos este mismo compromiso con Kauffman.

En resumen, en tanto que los creacionistas justifican el designio como el modo apropiado para explicar la vida argumentando que las probabilidades relevantes son suficientemente pequeñas, los biólogos evolutivos rechazan el designio argumentando que las probabilidades relevantes nunca son lo suficientemente pequeñas. Así Darwin, para prevenir que las probabilidades se hicieran demasiado pequeñas, tuvo que darse más tiempo para que la variación y la selección tuvieran efecto del que muchos de sus contemporáneos estaban dispuestos a conceder (cf. Lord Kelvin, que como el físico más destacado de la época estimó la edad de la tierra en 100 millones de años, aunque Darwin consideraba esta duración como demasiado corta para estar en consonancia con su teoría). Igualmente Dawkins, para prevenir que las probabilidades se hagan demasiado pequeñas, no sólo se da a sí mismo todo el tiempo que Darwin quiso, sino que se hace además con todos los planetas concebibles que pueda haber en el universo físico conocido. Y así Barrow y Tipler, para prevenir que las probabilidades se hagan demasiado pequeñas, no sólo se procuran de todo el tiempo y de todos los planetas que Dawkins haya podido nunca desear, sino que se apropian de una generosa ración de universos (universos que por definición son causalmente inaccesibles para nosotros). Y así Kauffman, para prevenir que las probabilidades se hagan demasiado pequeñas, conjetura leyes de auto-organización según las que la vida surgirá con casi total seguridad de forma espontánea en un planeta como el nuestro. Desde la perspectiva del Filtro Explicativo, todas estas propuestas tienen un solo propósito: evitar la conclusión de que la forma apropiada de explicar la existencia de la vida es por designio.


6 comentarios :

  1. Anónimo16:19

    ¿Uds. Bromean?...

    "Sepan ustedes que cualquier científico un poco serio, darwinista o no, pero con conocimientos someros de biología molecular, es consciente de que el DI se apoya en una visión escencialista y obsoleta, desmentida en todos sus aspectos por los avances de la biología, la química y la física durante los últimos 20 años. El concepto de complejidad irreducible, introducido por el bioquímico Michael Behe, no es más que una reproducción a nivel molecular del argumento del reverendo Paley de finales del s. XVIII: si caminando por una playa nos encontramos un reloj, la compleja configuración de sus partes nos llevaría a concluir que alguna inteligencia superior debió crearlo. La supuesta demostración matemática del DI por parte del evangelista William Dembski, profesor de filosofía en el Seminario Teológico Bautista del Sudoeste en Texas, es un chiste. Está plagada de errores y falacias de todo tipo y ha sido refutada además de por Olle Häggström, por Richard Balwin, Mark Perah, Wesley Elsberry, Jeffrey Shallit, Jason Rosenhouse o Martin Nowak, éste último profesor de Matemáticas y Biología en Oxford, Princeton y Harvard."
    Tomado de (favor léase):
    http://www.farodevigo.es/opinion/2010/04/17/elefantes-vuelan-diseno-inteligente/430052.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://youtu.be/YyJsR7hmzzM Saludos!

      Eliminar
    2. http://youtu.be/YyJsR7hmzzM Saludos.

      Eliminar
  2. Anónimo1:50

    Apoyas la evolución ??, cuales son tus razones ??

    ResponderEliminar
  3. Ver en este enlace un argumento sobre por qué el argumento del "filtro explicativo" confunde totalmente lo que es una "explicación científica.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo20:40

    Behe ya ha dado respuestas a los que los evolucionistas no pueden refutar, Asi que mencionar a esos supuestos cientificos que cita "anopnimo" de nada le sirve, porque no pueden refutar nada, dar respuestas simplistas no es una refutacion, por eso Behe es alabado mucho, si como Dembski y lo mejor es que cientificos famosos han abandonado el evolucionismo y son creacionkstas.

    ResponderEliminar